El respeto por el tiempo de los demás

citaEste es un tema que he querido tratar desde tiempo atrás, pero algo que me ocurrió esta semana hizo que le dedique hoy este espacio.

Las personas que trabajamos como se dice “free-lance” ciertamente somos dueñas de nuestro tiempo, y esta es una de las razones por las cuales hemos escogido esta manera de laborar. Es así como el cumplimiento, la organización y el valor que se le da al tiempo propio y al de los demás, se transforma en un estilo de vida personal y profesional.

Cuando tenemos un tema importante que considerar o tratar planeamos con anticipación y somos estrictos en el cumplimiento en toda la amplitud de la palabra.

Este aspecto debería ser un denominador común para las personas a la hora de pactar citas o reuniones, ya sean de índole social, personal o profesional. Desafortunadamente, en lo que concierne a lo social existen muchas personas, especialmente aquellas que no tienen un vínculo laboral, que cometen errores que demuestran el poco valor que dan al tiempo, así en una actitud relajada hacen invitaciones y olvidan cancelar oportunamente.

Como ejemplo, es inaudita la falta de respeto en un caso de una invitación a almorzar, en la que los invitados al darnos cuenta que el mismo día de la convocatoria los anfitriones se olvidaron de volver a llamar, lo hacemos, para escuchar con gran sorpresa que ha sido cancelado el almuerzo!

Deja mucho que pensar cuando una persona programa una cita y no llama para cancelarla, cualquiera que sea la razón o motivo.

Como normas a la hora de hacer reuniones personales, sociales o profesionales están:

1. Programar la cita, teniendo en mente que la persona esta seleccionando una parte de su tiempo, ocupado o no, para dedicarlo al encuentro y cumplimiento de la reunión.

2. En caso de no poder cumplir la cita se debe cancelar mínimo con 2 días de anterioridad.

3. Si esto no fue posible, al menos tener la delicadeza de llamar el mismo día de la cita para comunicar que no se puede cumplir, y nunca pero nunca dejar que alguien llegue a la cita el día pactado haciéndole perder su tiempo y esfuerzo.

Dice mucho de la educación de una persona no tomarse el tiempo para pensar en que alguien más está dedicando el suyo a un encuentro en particular. La manera de proceder al respecto también denota la integridad, la ética y la mística que se tiene con uno mismo, con los demás y el valor que se le asigna al tiempo propio.

2 thoughts on “El respeto por el tiempo de los demás

Leave a Reply